CLASE 5: METABOLISMO

Después de los 25 años de edad, si no realizamos ejercicios de fuerza (actividad física) constante, perderemos 2 a 3 kilos de músculo cada 7 u 8 años. A estos e suma, que de forma natural, existe una disminución de hasta el 20% del ritmo del metabolismo cada 10 años, el resultado: nos volvemos más débiles y más gordos.
El metabolismo es un proceso en el cual el cuerpo produce y utiliza energía o calorías, desde la energía necesaria para procesar los alimentos en el sistema digestivo y su absorción, hasta la energía necesaria para correr una maratón.
Cada uno de nosotros tiene lo que se llama Índice Metabólico Basal (IMB) una buena definición técnica es: “La energía aprovechada en forma natural cuando nos encontramos en estado de completo reposo, mientras dormimos o hacemos la digestión”.
Los músculos son los más importantes para el metabolismo y para quemar las calorías de la grasa acumulada en el cuerpo. La actividad física acelera el ritmo del metabolismo por medio de la generación y el aumento de partículas especiales en la mitocondria (una parte microscópica que se encuentra en las célula del músculo, en una cantidad específica y consume energía, como el motor de un automóvil), como resultado de esto la quema de calorías es más alta. Mientras que en las células de grasa casi no hay actividad y por esto quema pocas calorías, la célula del músculo quema 10 veces más calorías que la célula de grasa, incluso cuando estamos descansando.
Lamentablemente, si no realizamos actividades físicas frecuentemente, perdemos más de 200 gramos de músculo cada año a partir de los 25 años de edad. Si no estimulamos los músculos de una forma adecuada, estos se debilitan paulatinamente, se achican y debilitan con el paso de los años.
Esta pérdida del músculo, aparece como una disminución significativa en el ritmo del metabolismo, hasta 2% al año.
La disminución del metabolismo correspondiente, se ve expresada por medio del aumento de
peso que solemos tener con el avance de la edad.
Los hombres y las mujeres promedio perderán entre los 20 y 50 años entre 2 y 3 kilos de músculo cada década y suben entre 6 y 9 kilos de grasa durante el mismo periodo.
En vista que el metabolismo se hace más lento con la edad, nuestras costumbres alimenticias deben ir variando de acuerdo a esto, de lo contrario la grasa de irá acumulando y nuestro peso subirá.
Entonces, si entre los 30 y 40 años de edad se come exactamente lo mismo que en los últimos
10 o 15 años, la razón por la que se sube de peso es que la necesidad de energía del cuerpo, disminuyó.
La clave para evitar la disminución del metabolismo es ejercitarse con pesas (para incremento o mantenimiento de masa muscular). Por lo tanto, una de las recomendaciones para aumentar el metabolismo es hacer ejercicios por lo menos 3 veces a la semana con pesas. La influencia de un buen programa de ejercicios constante, permite continuar quemando calorías durante 24 horas, incluso después salir del gimnasio.
Simplemente, la formación del músculo, genera un metabolismo más alto, esto quiere decir que el ritmo en que se quema las grasas aumenta. Las personas que se entrenan pueden aumentar en Simplemente, la formación del músculo, genera un metabolismo más alto, esto quiere decir que el ritmo en que se quema las grasas aumenta. Las personas que se entrenan pueden aumentar entre 1 o dos kilos de músculos y aumentar entre 40% y 60% de su fuerza después de dos a tres meses de ejercitación simple con pesas y una adecuada alimentación a base de proteínas.
Lo que se come influye significativamente a la contextura del cuerpo, una parte de las calorías
que se consume, se transformara en grasas y se depositará en caderas y abdomen.
Durante el proceso de digestión, el alimento se desintegra en formas útiles: los carbohidratos
compuestos se descomponen en azúcares, la grasa se descompone en ácidos grasos y las proteínas en aminoácidos.
Es recomendable consumir proteína en cada comida ya que ésta contiene nitrógeno, y el nitrógeno se descompone en el hígado y sale de nuestro cuerpo como orina en forma de sustancia úrica.
Como resultado de esta etapa del metabolismo, el consumo de energía es el doble, ayudando a quemar y no absorber las grasas en esa comida.
Suponiendo que mantenemos la frecuencia de comer cada dos o tres horas, y elegimos incluir una cantidad de proteína en cada comida; por medio de esta decisión se pueden aumentar, sin esfuerzo, el ritmo para consumir energía.
Si se tiene un trabajo de tipo sedentario la mayor parte del día, la diferencia en la quema de calorías entre estar sentado y en movimiento es casi de una caloría por minuto. Esto tal vez no parezca mucho, pero se acumula con rapidez. Después de una hora, se acumulan 60 calorías y al final del día de trabajo de 8 horas, casi 500 calorías.
Quemar 500 calorías al día durante una semana llevará, como resultado, disminuir
un kilo de peso cada semana.
La idea es levantarse y volverse más activos. Obligarse uno mismo a un programa de ejercicios de fuerza constante por lo menos dos o tres veces por semana, generará la diferencia significativa, no solo para el metabolismo, sino además, para aumentar la masa de los huesos y su resistencia, disminuir la presión arterial, mejorar la contextura y la forma del cuerpo, seguridad personal y autoestima además de disminuir el estrés.
En la medida en que se realicen estas actividades para endurecer y mejorar el cuerpo, es preciso elegir los alimentos de manera inteligente, por ejemplo, consumir la cantidad necesaria de proteína en cada comida, incluir frutas y verduras ya que ellos están llenos de agua e ingredientes nutricionales y tienen pocas calorías.
LA CLAVE:
La clave para bajar de peso es simple: comer menos calorías que las que se queman.
Muchas personas llevan esto a extremos y piensan en la comida como el enemigo y se empieza a saltear comidas. Esto produce déficit de minerales, vitaminas y ácidos grasos que el cuerpo necesita, provocando una mayor retención de líquidos y déficit en la elaboración de todo tipo de encimas que el cuerpo necesita diariamente.
¿Cómo funciona tu cuerpo?
Cuando no comes suficientes calorías, éste entra en pánico y piensa que no tiene dónde conseguir comida. Reacciona reduciendo el ritmo del metabolismo y asimila más y acumula la energía (en forma de grasa), en lugar de utilizarla.
Cuando comes como siempre, el metabolismo se ve obligado a utilizar esas calorías en lugar de guardarlas. (AYUDA)Continúa…..

Anuncios

Acerca de Patricia Mónica Canseco

Soy facilitadora de mastermind y me encanta poder ayudar a las personas a que saquen todo el potencial que llevan dentro obteniendo un cambio en su vida y logrando cada día ser más felices mejorando su calidad de vida.
Esta entrada fue publicada en BELLEZA Y SALUD y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s