CUIDADO CON LA ADULACIÓN

images (9)Es probable que hayas visto programas de televisión o películas donde los personajes se adulan unos a otros pero en realidad no actúan como amigos. George Chapman, dramaturgo y poeta, había visto con sus propios ojos cómo es la adulación. Dijo: “Los aduladores parecen amigos, así como los lobos parecen perros”.

El adulador constantemente, jamás es un amigo de verdad ni una persona del todo confiable y honesta.

Cuando las cosas se invierten, el adulador pasará al polo opuesto, con una gran frialdad hacia quien antes adulaba o incluso con odio y violencia en alguna de sus formas.

Esto se ve en un tipo especial de patología, como es el caso de la psicopatía o sociopatía. Los psicópatas suelen ser sujetos inteligentes pero desalmados, que se transforman en edad temprana en delincuentes, y cuyo delito más típico suele ser la estafa.

Para lograr estafar recurren a su labia, y logran lo que quieren utilizando fundamentalmente la adulación.

Suelen hacer gran uso de la adulación  los políticos, para ganarse a las masas (y después olvidarlas) y ocasionalmente los artistas, para conquistar al público.

El hecho de hacer cumplidos, de emitir mensajes positivos e incluso de halagar al otro, son tácticas efectivas a la hora de ganarse la simpatía de alguien y de hacer satisfactorias las relaciones sociales.

Las siguientes frases sirven par aumentar la simpatía: «Que hermoso peinado», o «Ese collar que llevas es muy bonito», o “Que buen gusto tienes al comprar coches”.

Otros métodos tradicionales de emitir mensajes positivos son las señales no verbales, tales como el afirmar con la cabeza, la mirada, el inclinarse hacia la otra persona, la orientación del cuerpo y las frases como «Sí, ya entiendo’>, o «Sí, ya veo lo que quieres decir». Todas comunican al otro que lo oímos, que lo comprendimos que estamos interesados por lo que dice y que estamos de acuerdo con él. Nos ayudan a hacer conversaciones positivas, agradables y satisfactorias.

Pero la adulación es otra cosa. Es hacer alabanzas en exceso generosas y se utiliza para obtener beneficios o ganancias más que hacerse más agradable o simpático. Para «ganarse el favor de alguien» con estrategias destinadas específicamente a hacerse más agradable y simpático. Las “alabanzas” implican valoraciones personales positivas y, cuando se hacen libre y sinceramente, sirven para aumentar la simpatía.

Pero cuando las alabanzas y cumplidos se convierten en adulación, se produce la desagradable sospecha de que ocultan un motivo poco claro.

Se puede hacer cumplidos y valoraciones positivas sin inducir al otro a pensar que se busca algo de él. Se puede ser más sincero.

Se puede aumentar las posibilidades de que una valoración positiva sea bien recibida.

Sabiendo distinguir que decir a cada uno y no hacer cumplidos a cualquiera, así nos creerán. Por lo tanto, si puede usted crear la impresión de que el cumplido es válido únicamente para esa persona y no para cualquiera, existen posibilidades de que su declaración sea bien recibida.

Hacer cumplidos sobre su aspecto o sobre lo alegre que es. Decirle que es la mejor vestida. Lo agradable de verla todos los días. Como sabe mostrarse alegre y animar a la gente que la rodea.

Si está usted haciendo una valoración positiva y la persona presiente un motivo ulterior poco claro, naturalmente no le gustará.

Algunos para reducir sospechas le dicen el cumplido a una tercera persona, para que se lo diga: «¿sabías que quedó impresionada por el modo como te portaste ayer? Piensa que sabes defenderte muy bien». Abordan a la mejor amiga, y le  dicen lo que piensa de su actuación, para que se lo cuente-

Otros se aseguran de que el cumplido dirigido a alguien sea, inadvertidamente, oído por la persona en cuestión.

Para ampliar el efecto de simpatía algunos mezclan unas cuantas valoraciones neutrales o ligeramente negativas con el cumplido.

Ponen de manifiesto los atributos relativamente secundarios de la persona que deben servir como foco de la valoración negativa. Por ejemplo: «Quería decirte que me gusta de veras cómo te sienta ese traje. No me entusiasma la corbata, pero desde luego ese traje es elegante». O bien:

Gracias por dejarme esos apuntes. Me han sido muy útiles. Todo el material que necesitaba está allí. Me costó trabajo descifrar tu letra, eso sí… [ risa o sonrisa] pero, luego, se nota que has trabajado, y el material que has usado es fantástico.

Otro modo de hacerse los simpáticos es mostrando que existe alguna similitud o elemento compartido con la otra persona.

Hacen comentarios tales como: (‘Tienes razón, a mí me pasa lo mismo», o «Es curioso, yo he tenido el mismo problema», o «Bueno, te diré una cosa, yo tampoco soy de aquí y, como tú, sólo hace tres meses que estoy aquí», o «Yo también hago eso. Hago exactamente lo mismo que tú en esas situaciones».

Algunos pueden  hacerse los simpáticos, mostrar que están de acuerdo con las opiniones que expresan.

Pero existe siempre la posibilidad de que se descubran motivos ulteriores poco claros.

Entonces para escapar a esta posibilidad pueden mostrarse inicialmente en desacuerdo con la opinión expresada por el otro, y luego van cediendo lentamente, Y declarar por fin que sí está de acuerdo.

Una persona sentirá mayor afinidad y simpatía con quien exprese opiniones de su interés.

Pero será sospechoso si existe alguien que lo hace con otros motivos, sabiendo de antemano cuál es su postura y la cambia con cada persona o a todos le dice lo mismo.

Una persona sentirá mayor afinidad y simpatía con quien exprese opiniones de su interés.

Pero será sospechoso si existe alguien que lo hace con otros motivos, sabiendo de antemano cuál es su postura y la cambia con cada persona o a todos le dice lo mismo.

Por eso lo importante es ser uno mismo con sus virtudes y defectos.

Descubriendo en cada persona sus virtudes, sus habilidades, haciéndoselas destacar por el solo motivo de que sepa lo valioso que es para nosotros y cómo lo conocemos.

Con el único fin de motivarlo, alegrarlo y hacer crecer el vínculo que tenemos.

¿Qué te parece? ¿Tú que haces?

Anuncios

Acerca de Patricia Mónica Canseco

Soy facilitadora de mastermind y me encanta poder ayudar a las personas a que saquen todo el potencial que llevan dentro obteniendo un cambio en su vida y logrando cada día ser más felices mejorando su calidad de vida.
Esta entrada fue publicada en GANAR DINERO JUNTOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a CUIDADO CON LA ADULACIÓN

  1. yider dijo:

    Hermoso, gracias Ser de luz, Bendiciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s