EQUILIBRIO ENTRE EL CORAZÓN Y LA RAZÓN:

equilibrio entre el corazón y la razónEs necesario que logremos un equilibrio entre lo que nos dice nuestro corazón y lo que pensamos.

Para lograr esa calidad de vida que queremos.

Si solo vamos buscando lo que realmente la razón dice que es la mejor opción corremos el riesgo de estar haciendo lo que no queremos, lo que no  nos gusta. Entonces lograremos quizás, una muy buena posición social pero no estaremos felices con la vida que llevamos.

Estaremos con la persona que más condiciones o virtudes tiene, pero que no fue la elegida de nuestro corazón.

Así encontramos muchas personas trabajando en los lugares equivocados, porque no escucharon a su corazón que les decía que no les gusta hacerlo.

Sin esa pasión necesaria que los motiva cada día para levantarse y dedicarse a lo que aman.

El corazón nos habla, debemos escucharlo.

El corazón nos dice el camino correcto, pero para ello debemos saber diferenciar las distintas emociones que pasan por allí.

Algunas emociones son pasajeras, otras impulsivas, producto de nuestra ira, o nuestro ego.

Más allá de las intuiciones, mediante la lectura de nuestras emociones podremos identificar nuestros valores y prioridades, y adoptar así un “camino con corazón” que puede dar sentido a nuestra vida y por tanto ser armónicos con nuestros valores.

Si nos manejamos con la conciencia inferior. Ella es la habitual y es muy limitada. El resultado de esta es el mundo que tenemos hoy.

Debemos manejarnos con la conciencia superior. Utilizando el cerebro del corazón, entonces tendremos al ser humano en todo nuestro esplendor.

Cuando el cerebro de nuestro corazón funciona, nuestro cuerpo y mente estarán saludables.

Por el contrario, cuando funcionamos sólo con el cerebro de la cabeza hay circuitos neuronales que responden a las emociones negativas, a los pensamientos limitados que nos llevan al conflicto a nivel físico, emocional y mental.

La razón y la emoción, por separado, se convierten en procesos que pueden perjudicar nuestro futuro por medio de decisiones desacertadas.

Somos capaces de valorar una decisión, a pesar de su racionalidad, como inadecuada el matar a alguien porque me dicen que así se salvarán  muchos.

También somos capaces de advertir decisiones inadecuadas por lo exagerado de las razones que las motivan, que me pierda un viaje por el miedo a volar en avión.

En definitiva, nos valemos de un equilibrio entre lo racional y lo emocional para decidir de manera correcta, proceso que se ha ido conformando gracias a nuestra experiencia vital. 

La experiencia que fuimos formando el día a día. Aprendiendo de nuestros errores. Razonando en que nos equivocamos, pero sintiendo que paso en lo más profundo de nuestro ser.

Poniendo en la balanza cuantas veces solo nos manejamos impulsivamente o con nuestras emociones, o si realmente llegamos a estar en comunicación con nuestro corazón.

Y cuántas veces fuimos utilizando lo aprendido, repitiendo patrones sin saber ni porque lo hacíamos así.

Es un buen momento para regalarnos un tiempo y pensar en nosotros.

Pensar con el cerebro del corazón ¿Qué nos dice? ¿ Está en equilibrio?

 

Anuncios

Acerca de Patricia Mónica Canseco

Soy facilitadora de mastermind y me encanta poder ayudar a las personas a que saquen todo el potencial que llevan dentro obteniendo un cambio en su vida y logrando cada día ser más felices mejorando su calidad de vida.
Esta entrada fue publicada en GANAR DINERO JUNTOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a EQUILIBRIO ENTRE EL CORAZÓN Y LA RAZÓN:

  1. Prof Elio Verde dijo:

    Fuimos criados en un ambiente católico, en donde había como telón de fondo el pecado y el castigo, la razón privando sobre el corazón, la actitud en sociedad privando sobre nuestras decisiones. Y todo esto lo tenemos incrustados en nuestra mente. Y, la contradicción de todo esto, es que, después que nos damos cuenta de ello, con la mente decidimos hacerle caso al corazón. Y otra cosa que nos mantiene en un “infierno virtual” es “los debo” y los “no debo” que antes hice mención. Repito aquello a lo cual se refirió Dios, no existen los debo ni los tengo que. Es “hago esto” es como debe decirse. Doy un ejemplo: hoy hago mercado en vez de hoy debo hacer mercado u hoy tengo que hacer mercado. La primera es la decisión de tu Dios interior, la segunda es una deuda y nosotros no tenemos deudas ni con Dios ni con nadie, y la tercera, el “tengo que” es una obligación, un atentado a nuestra libertad.
    Luego, es así como nosotros generamos un ambiente coercitivo, falto de libertades, de egos elevados y dañinos. ¿Y qué resulta de todo esto? … el consabido “infierno”.

  2. Prof Elio Verde dijo:

    Perdón, se me olvidaba esto que me dijo Dios:

    “¿Debo, entonces, castigaros por realizar una elección que Yo Mismo he puesto a vuestro alcance? Y si Yo no quisiera que dispusierais de esa segunda posibilidad, ¿para qué habría de crear otra que no fuera la primera?
    Esta es la pregunta que debéis haceros antes de atribuirme el papel de un Dios que condena.
    La respuesta directa a tu pregunta es que sí: puedes hacer lo que quieras sin temor al castigo. Sin embargo, puede resultarte útil ser consciente de las consecuencias.
    Las consecuencias son los resultados naturales. No tienen nada que ver con los castigos. Son simplemente resultados: lo que resulta de la aplicación natural de las leyes naturales; lo que ocurre – de manera totalmente predecible – como consecuencia de lo que ha ocurrido.
    Toda la vida física funciona según las leyes naturales. Cuando recordéis estas leyes, y las apliquéis, lograréis dominar la vida a nivel físico.
    Lo que a vosotros os parece un castigo – o aquello a lo que llamaríais el mal, o la mala fortuna -, no es sino una ley natural manifestándose por sí misma.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s