COMUNICACIÓN CONSCIENTE

COMUNICACION CONSCIENTEAl comunicarnos debemos ser siempre plenamente conscientes, sin perder de vista la relación que como emisores mantenemos con nosotros mismos, sin cerrar los ojos a este segmento tan importante de la realidad, sin decir y hacer  lo que sea que me pasa por la mente, ya que eso no garantiza que mis intervenciones tengan un efecto positivo.

Debo pues, con el fin de asegurarme de transmitir algo positivo, hacer que mi estado de ánimo y mi actitud sean positivos, abiertos y no preocupados, indecisos o asustados. 

Cuando uno es el receptor de la suma de mensajes y de información, debe preguntarse así mismo qué quiere percibir, qué es lo que se busca y qué es lo que se encuentra.

Cuando uno se comunica con los seres queridos, a menudo se experimenta afecto o al contrario uno se siente irritado y se comunica violentamente, aunque internamente no hayamos decidido conscientemente hacer el mal alrededor de nosotros.

Es por eso que una de las herramientas importantes de la comunicación pacífica es saber admitir y reconocer nuestras propias reacciones emocionales y también la de los otros con el fin de tener luego el poder de elegir estar bajo su influencia o no. 

Podemos plantearnos ser más objetivos y muchas veces adoptar la postura de observador a la distancia.

Y prestar atención que el hecho simple de escoger relatar tal o cual hecho no es tampoco una elección casual.

Hasta una máquina, es de hecho programada, inventada, concebida y pensada por un espíritu humano cuyas intenciones son parciales y que tiene fines que son también parciales.

No somos entrenados en descifrar los mensajes recibidos y los asimilamos a veces de modo más o menos primario, sin adaptarlos a nuestra propia percepción de la realidad o a nuestros propios objetivos. 

Si se habla de la elección libre como derecho frente a la información, los niños son hoy los primeros blancos de la tecnología publicitaria de ahora pero ¿será que tienen realmente el poder de ejercer una elección? 

Si las capacidades como receptor son bajas, la información se procesa a un nivel ordinario y mediocre. Delincuentes que cuyos actos de violencia fueron inspirados por tal o cual película o serie televisada. Como receptor consciente debo escuchar y observar aquello que me aporta positivamente, que agrega valor a mi vida.

Siendo responsables de lo que nos aporta lo que observamos o escuchamos. 

Por otra parte como responsables de la formación de otros creo que no tenemos realmente un aprendizaje sobre la manera de utilizar la información, razón por la cual puede a menudo deformar o mal formar su público.

Mientras que por las orejas se escucha, es la razón la que oye, mientras que los ojos ven es el espíritu que percibe y la conciencia que experimenta.

Se podría pues en los programas de educación pensar en examinar un poco más el desarrollo de todas estas capacidades.

Acerca de las pruebas de escucha en formaciones sobre el aprendizaje, se dice que se retiene un 10% de lo que se escucha y un 60% de lo que se enseña. 

La violencia doméstica es un ejemplo muy triste de la incapacidad que los individuos tienen de hablarse, de administrar sus percepciones y emociones, y también de escucharse y tener una actitud de desapego.

Personas víctimas de violencia dicen: “no digo nada porque si hablo podría enfadarse”.

El temor de la persona la lleva en esa relación a detenerse y ajustarse a un papel de víctima, donde ella misma no es ya capaz de verse como un ser que tiene derechos en la relación o en su vida, ni en muchos casos incluso a saber lo que desea realmente.

Para una comunicación responsable y pacífica es importante tener una comunicación reflexionada, intencionada y consciente de la parte emisora y activa de la parte receptora.

Donde tanto el emisor como el receptor incluyen y asumen sus propias necesidades, proyecciones, deseos y revisan a la luz de esta realidad lo que se quiere realmente comunicar. 

Por otra parte la visión que se tiene del otro tiene un enorme papel en la construcción de obstáculos en la comunicación. Entre más aprecie la persona a su interlocutor (sin querer manipularlo egoístamente), más el intercambio será fluido y satisfactorio.

Nuestra responsabilidad se ejercita entonces cuando tengo conciencia de que con lo que comunico puedo crear belleza, sufrimiento o vida en otro.

Pero lo que comunico sólo puede despertar eso en el otro si realmente dentro de mí mismo sé posicionarme…

Es necesario vivir una experiencia para poder transmitirla, transmitir ideas sutiles que pueden dar nacimiento a un intercambio de calidad.

¿Y tú como te comunicas?

 

Anuncios

Acerca de Patricia Mónica Canseco

Soy facilitadora de mastermind y me encanta poder ayudar a las personas a que saquen todo el potencial que llevan dentro obteniendo un cambio en su vida y logrando cada día ser más felices mejorando su calidad de vida.
Esta entrada fue publicada en GANAR DINERO JUNTOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s