VERGÜENZA

VERGUENZAMuchas veces tu yo humano se percibe a sí mismo como físico, impuro, sin poder para ayudarse a sí mismo y a merced de un Dios todopoderoso.

Este yo inferior sólo vive por supervivencia y para evitar el dolor en todo lo posible, y subconscientemente siente una profunda vergüenza por el hecho de ser humano y por ello una forma inferior de conciencia.

Las religiones programaron a las personas para creerse criaturas pecadoras e inferiores que necesitan la salvación, pero que no son capaces de nada sin la autoridad de la iglesia.

Estas enseñanzas religiosas se unen a las normas sociales para convencerte de que eres tu cuerpo y nada más.
La Vergüenza de ser es un síntoma de este adoctrinamiento religioso y social.

Incluye la vergüenza por la necesidad de comer para vivir, vergüenza por los olores del cuerpo, vergüenza por merecer poco, vergüenza por no saber, vergüenza por odiarse a uno mismo y vergüenza por la forma física.

La vergüenza por el deseo de sexo y compañía, vergüenza por expresar lo que uno siente, es un síntoma de una vergüenza de ser más profunda y tiene que ver con la vergüenza y el miedo que acompañan al hecho de sentirse aislado.

Dicen: «Ésa no tiene vergüenza» como si la vergüenza fuera una virtud que determinase que uno fuera buena o mala persona.

La persona de la que se decía que no tenía vergüenza era siempre una «mala persona» y a la que, según ella, había que ignorar.

Es triste que las personas se juzguen y se aíslen de tal manera, y que se aferren a su propia vergüenza como gracia de salvación.

Los dos principales eslabones perdidos en la cultura moderna cuya ausencia parece causar este tipo de juicios y aislamiento que debemos tener en cuenta y no olvidarnos es, que como hijo de Dios, merecemos amor, satisfacción y alegría sin la necesidad de ganártelo; y que somos un espíritu con un alma hecha de luz y amor que está aquí para evolucionar.

Cuando lo sabes, sientes tu mérito y tu propósito, se produce rápidamente un gran cambio interior y un progreso espiritual.

Atraes al cuerpo la energía y la conciencia de tu Yo Superior, en lugar de abandonar el cuerpo para acceder a esta conciencia, una gran reafirmación del valor y el estado de conexión de tu yo humano a la divinidad y un gran paso para dejar de creer en el aislamiento.

Si sientes vergüenza de ser y te aferras a creencias que generan esa vergüenza, debes liberar esas creencias utilizando la técnica para despejar creencias y juicios.

Creencias como:

El ser castigado y cumplir la penitencia por mi maldad, antes de esperar redención y misericordia.

Algo debe funcionar mal en mí porque no siento el amor de Dios.

La necesidad de comida y refugio es vergonzosa porque se los arrebato a otros.

Mi amor no es lo bastante bueno porque no hace felices a los demás.

Querer sexo no es espiritual.

Tener miedo a estar solo significa que estoy necesitado y soy indigno.

El haber nacido causó dolor a mi madre y por ello fue malo y vergonzoso para mí.

No tengo lo que quiero, será que no lo merezco.

Tener cuerpo es la prueba de que soy menos y un ser caído.

Mi sexo es una decepción para mis padres y no lo podré compensar de ninguna manera.

Éstos son ejemplos para ayudarte a identificar y despejar tus propios problemas de «vergüenza de ser».

A medida que te acerques a la iluminación y la ascensión, los aspectos iniciales de tu Yo Superior con los que te conectes serán asimilados en tu cuerpo uno a uno hasta que finalmente moren allí en un estado de fusión permanente.

En esos niveles la forma que veas tomar a tu Yo Superior irá cambiando. Ello es debido al hecho de que te conectas cada vez con el aspecto del Yo Superior inmediatamente superior al que ya has asimilado en la conciencia y en el cuerpo.

Finalmente, experimentarás tu Yo Superior como una bola de luz, una estrella, un espiral de luz u otra forma esencial que ya no tendrá apariencia humana.

Ello indicará que estás alcanzando zonas dimensionales superiores de ti mismo.
Es sumamente recomendable incorporar técnicas en tu práctica espiritual diaria o al menos regularmente para acelerar y estabilizar tu identidad como idéntica a tu esencia espiritual.

Primero, establecerás contacto con la parte de tu Yo Superior cuya vibración y dimensión están más cerca de tu cuerpo.

Así descubrirás tu verdadero Ser y eliminarás esas vergüenzas que no te dejan crecer.

    ¿Descubriste alguna? ¿Cuál?

Anuncios

Acerca de Patricia Mónica Canseco

Soy facilitadora de mastermind y me encanta poder ayudar a las personas a que saquen todo el potencial que llevan dentro obteniendo un cambio en su vida y logrando cada día ser más felices mejorando su calidad de vida.
Esta entrada fue publicada en GANAR DINERO JUNTOS y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s