ETIQUETAR

etiquetasEs algo frecuente cuando uno quiere agilizar la búsqueda para su futuro encuentro.

Etiquetamos cajas guardando material, en lugares con diversas cosas.

Etiquetamos por uso, por año, por tema.

Todo depende de dónde estamos pero el fin es siempre el mismo, encontrar a simple vista lo que buscamos.

Aquellos que no etiquetan después pierden mucho tiempo viendo donde está.

Desde el ama de casa con un freezer, que al guardar la comida cree que se dará cuenta que es, hasta aquel que hace una mudanza y no separa por cajas con etiquetas que guarda y después pierde mucho tiempo buscando lo que quiere.

El problema está cuando esa costumbre de etiquetar  a las cosas se le hace hábito en las personas.

Al encontrar a una persona que le cuesta expresar lo que siente ya lo etiqueta de tímido.

Sin darle la oportunidad que tenga confianza en él para lograr expresar lo que siente.

Si una persona no logra hacer el trabajo que se le pide lo etiquetan de incapaz.

Así se va ganando etiquetas a lo largo de la vida algunas que nos hacen ir con seguridad por la vida como carta de presentación y otras que nos marcan haciendo que nos sintamos inseguros, con desánimo aceptando lo que nos dicen pero sin dudarlo ni intentando cambiarlo.

Las personas tenemos muchas virtudes y etiquetarnos es limitarnos.

Si una persona ve a otra y se limita a etiquetarla como buena, se está perdiendo muchas virtudes que tiene.

Si por el contrario por ver un defecto la etiqueta por él, puede ser que se pierda muchas virtudes que nunca los verá.

Alguien puede tener el defecto de la impuntualidad, pero habrá que poner en la balanza su forma de trabajo, porque llegado el momento si tomamos a alguien muy puntual pero que no cumple sus tareas ¿de qué sirve su virtud?

Siempre si buscamos una mejor calidad de vida, que mejor que estar a gusto donde estamos.

Que si debemos compartir con un grupo de trabajo, cada uno pueda dar lo mejor que tiene, sin sentirse etiquetado.

Sentirse cómodo, comprendido, querido.

Sabiendo que por tener un mal día no será etiquetado como malhumorado.

Sabiendo que si tiene el defecto de desordenado será ayudado para revertir ese defecto, descubriendo que si uno aprende a guardar cada cosa en su lugar al principio parece difícil y algo sin importancia, pero al descubrir que encuentra las cosas más fácil tiene más tiempo para descansar o disfrutar de lo que le gusta.

Aprendiendo aquello que no hace bien, en vez de conformarse que no sabe.

Actualizándose en vez de decir en mí tiempo no existía, como si no estuvieran viviendo ahora.

Un poco a causa que se incorpora tecnología nueva pero no se da la enseñanza correspondiente para saber usarla.

Para algunos tan sencilla y para otros tan complicada.

Para algunos es más cómodo llevar la etiqueta que alguno le coloco que buscar el cambio y cambiarla por una de presentación que nos da energía y orgullo. O deshacerse de etiquetas que nos limitan y saber que nosotros somos más que eso.

¿No te parece?

Anuncios

Acerca de Patricia Mónica Canseco

Soy facilitadora de mastermind y me encanta poder ayudar a las personas a que saquen todo el potencial que llevan dentro obteniendo un cambio en su vida y logrando cada día ser más felices mejorando su calidad de vida.
Esta entrada fue publicada en GANAR DINERO JUNTOS y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s