BRILLA

brillaBrilla en todo lo que haces. En cada lugar que los demás puedan ver tu brillo. Por el amor que tienes, hacia los que te rodean y por las tareas que debas hacer por más pequeña o grande que sea. No interesa, la importancia de la tarea, el brillo lo da como lo haces.

Desde lo más sofisticado, a lo simple, piensa si eso no se haría ¿Qué pasaría?

A medida que vas avanzando creces y brillas más. Esa luz te da cada día más fuerza.

Algunos podrán estar más avanzados ver los auras, elevarse a distintas dimensiones.

Nosotros si nos vemos en un espejo podremos ver solo nuestro cuerpo, lo que ven nuestros ojos.

Pero podemos transmitir ese brillo, en nuestra mirada, en nuestros ojos.

Para brillar es necesario que estemos en Amor y en paz con nosotros mismos.

Si estamos perturbados, sin  paz, no podremos integrar la totalidad del Amor Vibración y las energías que corresponden a cada uno de nuestros centros de fuerza.

Tenemos que comprender que antes de ser seres de materia, nosotros somos seres de energía.

La materia tiene una frecuencia vibratoria pero ella es igualmente una energía que vibra realmente muy bajo respecto de las energías sutiles que los visten o respecto a las energías sutiles que están en nosotros pero que no se han manifestado aún. Estas energías integrarán muy pronto nuestro cuerpo y vuestra vida.

Todo el mundo no integrará estas energías de la misma forma.

Esto será en función de nuestro desapego, de nuestra aceptación en vista de esta transformación.

No dependerá de nuestro querer. No es el hecho de decir; yo quiero transformarme, yo quiero percibir mi luz interior, yo quiero abrir mis centros de fuerza lo que desencadenará esto. No es así como esto funciona.

Son nuestras conductas, la capacidad de amar, de comprensión, de compasión, de no juzgar  y todo el trabajo interior sobre nosotros mismos que nos permitirá entrar en resonancia y en armonía perfecta con todas las energías provenientes del universo que nos serán dadas para ser verdaderos seres de luz.

No es cuestión de brillar opacando a los demás, no es necesario hacerlo de ese modo. Cuando uno brilla y ayuda a los demás a que hagan lo mismo la luz es más grande como cuando uno junta dos llamas de dos velas.

Cuando uno hace lo que quiere, se apasiona por ello y eso da la energía del amor que es la que nos da más luz.

Cuando uno hace lo que debe hacer por obligación, a disgusto no brilla.

Cuando uno aprende a hacer hasta lo más aburrido con una motivación lo hace diferente pensando en aquello que si nos gusta o nos motiva.

En todas las actividades hay cosas que nos gustan más que otras, quizás son las primeras que debemos hacer, quizás son aquellas que no debemos acumular, son aquellas que debemos acompañarlas de las que nos gustan.

También podemos aprender de aquellos que si las disfrutan, cómo la hacen o si es simplemente formas de ser. Pagar, si podemos delegar, para hacer lo que si hacemos con facilidad y placer, si vemos que el hacerlo nos pone de mal humor y nos quita la luz que tenemos.

¿Tú brillas? ¿En dónde brillas?

Anuncios

Acerca de Patricia Mónica Canseco

Soy facilitadora de mastermind y me encanta poder ayudar a las personas a que saquen todo el potencial que llevan dentro obteniendo un cambio en su vida y logrando cada día ser más felices mejorando su calidad de vida.
Esta entrada fue publicada en GANAR DINERO JUNTOS y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s